Hitos

- En 1904 compran la esquina de Rivadavia y Callao. Al año siguiente, trasladan la confitería al local ubicado frente al Congreso y comienzan a planificar la compra de los edificios linderos. En 1911 adquieren el inmueble de Callao 32 y en 1917 el de Rivadavia 1815

- Brenna, que ya se había asociado a su yerno Rocatagliatta, le encarga al arquitecto Francesco Gianotti un edificio que le permita integrar las distintas propiedades que había ido adquiriendo, con el recaudo de hacer la obra sin que fuera necesario interrumpir la atención al público, para lo cual el constructor recurre a piezas premoldeadas de hormigón.

- Gianotti, que tenía en Italia un hermano que se dedicaba al comercio de materiales de construcción, hizo traer de Europa puertas, ventanas, mármoles, manijas de bronce, cerámicas, cristalería y más de 150 metros cuadrados de vitrales.

- La legendaria Confitería del Molino es reinaugurada un 9 de julio de 1916. En la planta baja funciona el salón de ventas y la confitería, mientras que el primer piso posee dos salones de fiestas: Versalles y Gran Molino.

- En 1917 se inaugura el edificio que albergaría a la Nueva Confitería del Molino, resultado de la unión del inmueble de Rivadavia 1815 con el de Callao 32.

imagen

 - En 1938 muere Cayetano Brenna y Renato Varesse se hace cargo del negocio hasta 1950, momento en que aparece Antonio Armentano, quien a su vez vende el fondo de comercio en 1978.

- Los nuevos dueños provocan la quiebra de la confitería, que pasa a ser adquirida por los nietos de Brenna, quienes le introducen una serie de mejoras para adecuarla a los nuevos tiempos.

- En 1992, la Ciudad de Buenos Aires incorpora el inmueble al Catálogo de Edificios de Valor Patrimonial, Área de Protección Histórica I, mediante la Ordenanza Número 45.572.

- En 1996, Madonna graba en las instalaciones de la confitería el video de la canción “Love don’t live here anymore” en un día libre de la filmación de la película “Evita”.

- La confitería no logra capear la crisis de los noventa y cierra sus puertas en el verano de 1997. El edificio que la albergaba comienza, paulatinamente y sin pausa, a quedar vacío.

- Coincidiendo con la quiebra y el cierre del emprendimiento comercial, la confitería es declarada Monumento Histórico Nacional a través del Decreto 1110/97 del Poder Ejecutivo Nacional.

- En 2014 el Congreso Nacional sanciona la Ley 27.009, que declara al inmueble “de utilidad pública y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural”.

- El 19 de septiembre de 2015 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires instala una grúa en la esquina de Rivadavia y Callao con el objeto de demoler la cúpula ante denuncias surgidas de un artículo periodístico acerca del estado crítico del edificio. Una falla técnica en la grúa impide que la demolición se lleve a cabo.

- El 27 de junio de 2018 se constituye la Comisión Bicameral Administradora Del Edificio Del Molino y el inmueble pasa a estar en manos del Congreso Nacional. A partir de entonces comienza a trabajar en sus instalaciones un equipo de restauradores.